HISTORIA PERSONAL

"Nunca es tarde para emprender un nuevo rumbo, vivir una nueva historia o construir un nuevo sueño"

 

Estas simples pero poderosas palabras han significado para mi el trampolín para probarme y demostrarme a mi misma que ¡puedo ser una triunfadora!

 

Al igual que cualquier persona he tenido logros y fracasos, he acertado pero también he fallado, me he cuestionado si he hecho lo correcto o pude hacerlo mejor, en fin, como todo ser humano he vivido con creencias limitantes y altibajos emocionales.

 

Para mi fortuna, la mayor parte de mi vida he estado rodeada de gente exitosa, con iniciativa y con un objetivo claro en sus vidas, superarse y ser mejores. Con este panorama, ¿quien piensa en fracasar?   ¡Yo!    Sí, ¡yo!

 

Y ¿por qué no? si ya había fracasado en el pasado al no conseguir ser médica forense, además, me sentía fracasada como madre a pesar de que mis hijos demostraban tener valores, ser considerados, amorosos y buenos estudiantes, pero siempre era insuficiente, la sensación de fracaso era permanente.

Un buen día encontré la respuesta, ¡Claro! la clave estaba en mis creencias, e inconscientemente "ajustaba" todo para que siempre fuera insuficiente y lograra esa sensación de fracaso.  Trabajaba doce horas al día, con altas exigencias de tiempo y calidad, me llenaba de tareas en casa y todavía me daba mi espacio para asistir a mi clases de diseño de modas, en otras palabras, me mantenía poniendo a prueba mis niveles de fracaso.

 

Y como todo tiene un límite, mi cuerpo comenzó a hablar, emocionalmente me sentía desmotivada, enfermaba con cierta frecuencia y ciertamente estaba deprimida, cuestionándome qué estaba mal y cómo lo resolvería.

 

Tiempo atrás había tomado algunos cursos de PNL y leído algunos libros sobre el tema, por lo que me concentré en poner en práctica una de sus premisas "si cambias tus pensamientos, cambias tu vida".

 

La respuesta no tardó en llegar, día a día me sentía mejor tanto física como emocionalmente y fue entonces cuando decidí darle un nuevo rumbo a mi vida, inicié mis estudios formales en Programación Neurolingüística o PNL comenzando a ver nuevos cambios, no sólo en mi, sino que descubrí que podía influir positivamente en los demás, era como lanzar una piedra al agua y crear ondas expansivas, marcando la diferencia tanto en lo personal como con mi entorno. Felizmente tuve el privilegio de ser certificada por la co-creadora de la PNL, Judith De'Lozier.

 

Esta experiencia de vida me enseñó que podía transformar mis creencias, generar pensamientos más edificantes y lo mejor, me develó mi verdadero propósito. . . Ayudar a los demás a encontrar un nuevo camino y acompañarlos en la construcción de sus sueños y bienestar emocional.

 

Por ello decido llevar mi vida al siguiente nivel formándome como Coach de Vida para posteriormente prepararme como terapeuta emocional utilizando Técnicas de Liberación Emocional o EFT Tapping, dándome una visión más completa del equilibrio cuerpo, mente y espíritu. 

En 2016 me certifico en la herramienta MindSonar y a inicios de 2017 finalizo mi formación como Tanatóloga.

Como verás soy como cualquier persona, con creencias que me limitaban, pero también con sueños y que arriesgándome a dar el primer paso, con fe, energía y entrega me enfrenté a mis propios desafíos motivándome a ser más y mejor.

 

Hace pocos años yo creí en el Proceso de Coaching con PNL y los cambios fueron evidentes, hoy con mucha más formación lo replico con mis clientes para que se empoderen, superen obstáculos autoimpuestos, transformen y disfruten su vida como lo hago yo.

 

Y tú ¿ya decidiste el rumbo de tu vida?

 

Mariluz Ortiz
Coach de Vida
Terapeuta Emocional
Tanatóloga

     

     444  111 8197

contacto@eftycoaching.com